Empresas

Previo a Sui Color existe otra historia: su gerente actual, Guillermo Ortega, había tenido una pyme del mismo rubro: pinturerías. Pero en 2001, crisis mediante, debió presentarse a concurso de acreedores, hasta que, en 2003, “tomé fuerzas y volví al ruedo tras fundar una nueva empresa del mismo sector, con otros dos socios”, detalla. 

Al tratar de definir a la organización, el empresario entiende que lo que los distingue “es el buen servicio” a todos los niveles: arquitectos, particulares, empresas de pintura, constructoras e industrias. “Y ofrecemos productos de la mejor calidad y de reconocidas marcas para cada rubro, en cada segmento. Y los entregamos en tiempo y forma”, explica. Además, “armamos acopio para que nuestros clientes nos vayan pidiendo poco a poco, así siempre tienen stock. Por ejemplo, a una empresa constructora que compra 100 latas se las vamos mandando a cada obra, en las cantidades necesarias, a medida que las vaya necesitando”. 

En otro orden, Sui Color brinda asesoramiento en proyectos de construcción e infraestructura, si el cliente lo requiere; por ejemplo, sobre cuáles son las pinturas adecuadas, los fondos idóneos para cada obra… Algunos, “no lo necesitan, pero, a veces, hay industrias que tienen que realizar reparaciones, pisos con distintos tipos de usos con productos químicos fuertes (o no), paredes, laboratorios…”.

En ese sentido, ¿la diversidad de productos con la que cuentan es el fuerte de su negocio? 

Sí, tenemos todos los niveles de calidad: desde premium, pasando por los de mediana para obra, hasta los económicos; porque en un galpón donde se van a guardar o acopiar cosas no se necesita pintar con productos de calidad. Otro de los puntos fuertes son nuestras unidades de negocio, que sirven para los distintos tipos de clientes: para la industria, los pisos, las máquinas para pintar con representación exclusiva, revestimientos, etc.

Para el gerente, uno de los factores que más impactaron a la industria de la construcción en los últimos tiempos fueron “la pandemia y la inflación”. Así las cosas, la empresa pudo seguir desarrollándose, innovando en servicios y productos, sumando otros nuevos, y siendo más eficiente en las entregas, en llevar los acopios, en ser más innovadores.

LO QUE VIENE 

Por las diferentes políticas y la situación sanitaria, ¿las reglas del juego de la industria de la construcción se han ido modificado definitivamente? 

El sector está creciendo; el año pasado, los niveles fueron muy bajos debido a la pandemia. Y ahí es donde el inversor logra una utilidad de ganancia con respecto a tener dólares en su bolsillo. Hoy cuenta con el dólar de compra más barato respecto del oficial y, aparte de ello, con un emprendimiento gana dinero, con lo cual es mejor. Si bien tiene que esperar a construir y, luego, a vender, las utilidades y las ventajas en comparación a contar con un dólar encajonado están a la vista. Al invertir en construcción dan trabajo, generan movimiento en la economía, porque este sector mueve prácticamente todos los rubros.

¿Qué escenario imagina que atravesará el sector en 2022?

Será de crecimiento, tal vez con problemas de importación, con faltantes de algunos insumos, pero como la mayor cantidad de productos son nacionales, no creo que haya problemas de abastecimiento.

¿Cuáles son las metas que la empresa se ha puesto como objetivo para el próximo año?

Pensamos crecer un 20% en moneda constante, en una unidad de medida permanente; es decir, sin tener en cuenta la inflación que, se estima, rondará el 50% anual.

¿Cuáles serán las novedades que están en proceso de desarrollo? 

Primero, contaremos con una mayor cantidad de productos con marca propia (All Paint). Estamos terminando de posicionarla en el mercado. En la actualidad tenemos tres calidades de pinturas látex que funcionan muy bien dentro de esta marca. Y es tal el éxito que, durante 2022, nos gustaría lanzar una línea de impermeabilizantes y otra de esmaltes también dentro de All Paint. 

¿Alguna otra novedad que tengan en carpeta? 

Estamos desarrollando nuevas unidades de negocio. Algunas destinadas a pisos para industrias, para edificios, para cocheras, para escaleras, para locales comerciales o particulares. Pisos de porcelanato líquido, pisos continuos donde no van baldosas ni nada, solo en la carpeta se fabrica un piso que es totalmente liso, autonivelado y con mucha resistencia.

¿Cuáles factores imagina que tendrían que cambiar en nuestro país para facilitar el futuro de la construcción? 

Deberían ofrecerse mejores tipos de créditos, mucho más accesibles y a tasas más baratas. Especialmente para el acceso a la vivienda. Eso movería la construcción y, por ende, también a nuestro sector: las pinturerías.

Entradas recomendadas