Los meses de verano son agobiantes. No sólo por el calor sino también por las facturas de luz que llegan y no dan respiro por culpa de  los aires acondicionados, ventiladores y turbos que suelen estar encendidos noche y día.

La gente utiliza vestimentas de manga corta con colores claros, realiza poca actividad física para no agitarse y recurre a las bebidas heladas para tratar de calmar las sofocantes temperaturas. Y seguramente con eso sólo no alcanza.

Lo que mucha gente no sabe es que gracias a la innovación tecnológica ahora existe un recurso más que ayuda a pasar el verano de la mejor manera posible.

En la actualidad existen en el mercado recubrimientos aislantes líquidos con nanotecnología de última generación, cuya principal propiedad es la de bajar la temperatura entre 6 y 8º en relación a la temperatura ambiente en el interior de casas, departamentos,  galpones, quinchos y todo tipo de obras en verano.

Estos productos refractan el calor solar, son similares a una pintura blanca en cuanto a textura y color, son de base acuosa y de muy fácil colocación.

Funcionan como verdaderos escudos solares. Pueden aplicarse sobre chapa, losa, baldosas, hormigón, impermeabilizantes y membranas asfálticas, entre otros, y sus componentes permiten una óptima transferencia y máxima facilidad de aplicación con pistola air-less, rodillo o pincel. Son productos ideales para ser utilizados sin necesidad de ayuda profesional.

“Entre el 30% y el 45% del calor que hay en una casa en verano proviene del techo. Y el porcentaje restante de las paredes. Pensando en esto se diseñó este producto totalmente revolucionario que se ve y se aplica como una pintura blanca con pincel, rodillo, pinceleta o pistola airless. Además es impermeabilizante, utiliza nanotecnología de última generación, en base a nano-esferas poliméricas que con el calor se expanden y confieren excepcionales propiedades reflectivas y aislantes, especialmente de las radiaciones infrarrojas. Esto permite evitar la absorción del calor solar. A ésto se le suman pigmentos extendedores y aditivos poliuretánicos premium”, explica Guillermo Ortega, gerente de la red Sui Color.

El origen de todo

Fue un grupo de científicos el que descubrió que existían hormigas de aspecto metálico que habitaban el desierto y que se aventuraban a salir al sol en horas del mediodía, con temperaturas de hasta 70 grados. El pelo plateado de su armadura guardaba el secreto para una nueva generación de nanomateriales capaces de resistir altas temperaturas. La parte superior del cuerpo de estas hormigas está recubierta de una densa capa de vello plateado. A través del microscopio electrónico se vio que cada uno de estos pelos tiene una sección de corte triangular hueca. Esta estructura posee una propiedad muy poco común en la naturaleza: refleja tanto la radiación electromagnética en el rango visible para el ser humano, como una porción bastante amplia de radiación infrarroja.

Como ventaja adicional, vale aclarar que estos productos cuentan con protección “doble AA”: anti hongos + algas, y carecen de adherencia superficial, lo que se traduce en mayor limpieza y durabilidad. Son de fácil mantenimiento, tienen un rendimiento de 1 m2 por litro y tienen tecnología eco amigable, ya que presentan un Bajo nivel de VOC (compuestos orgánicos volátiles).

Se pueden conseguir en pinturerías de todo el país.

 

Fuente: Sui Color, más que una pinturería (www.propimat.com.ar)

Entradas recomendadas