Mantenete al día en nuestras redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Chau al rosa y al celeste!: ideas para pintar el cuarto de tus hijos

Para no caer en los tonos de siempre y para imprimirle un poco de onda y originalidad al espacio donde se mueven los más pequeños de la familia.

El cuarto de los más chiquitos es, sin lugar a dudas, uno de los espacios más aventureros de la casa: es el ámbito donde ellos se la pasan explorando, riendo, creando y jugando en sus primeros años de vida y en donde su creatividad se expresa al máximo y las reglas para la imaginación no existen. Por eso, mediante los colores elegidos para decorar el cuarto de nuestros hijos es posible aportar mucha estimulación evitando caer en lugares comunes como el rosa o lo celeste. Si justo estabas buscando ideas para pintar este espacio o querías renovarlo buscando otras opciones, mirá los siguientes consejos:

Conocer al niño o niña y detectar cuál es su actividad, animal o juego favorito puede ayudar a reconocer un elemento y que éste se repita en varios lugares, ya sea paredes, puertas, ventanas, mobiliarios, pisos desde la forma, el color o el objeto en sí mismo. Ese elemento puede ser, una raqueta de tenis, una mariposa con varios colores, una pelota de fútbol con los colores del cuadro de fútbol del niño o una muñeca, por ejemplo.

l cuarto de los más chiquitos es, sin lugar a dudas, uno de los espacios más aventureros de la casa: es el ámbito donde ellos se la pasan explorando, riendo, creando y jugando en sus primeros años de vida y en donde su creatividad se expresa al máximo y las reglas para la imaginación no existen. Por eso, mediante los colores elegidos para decorar el cuarto de nuestros hijos es posible aportar mucha estimulación evitando caer en lugares comunes como el rosa o lo celeste. Si justo estabas buscando ideas para pintar este espacio o querías renovarlo buscando otras opciones, mirá los siguientes consejos:

Conocer al niño o niña y detectar cuál es su actividad, animal o juego favorito puede ayudar a reconocer un elemento y que éste se repita en varios lugares, ya sea paredes, puertas, ventanas, mobiliarios, pisos desde la forma, el color o el objeto en sí mismo. Ese elemento puede ser, una raqueta de tenis, una mariposa con varios colores, una pelota de fútbol con los colores del cuadro de fútbol del niño o una muñeca, por ejemplo.

Los colores primarios y brillantes como el rojo y el azul siempre son los más utilizados ya que los estimulan a la acción. El verde, en cambio puede estar aplicado más cerca del área de descanso ya que ayuda a la conciliación del sueño. El amarillo aporta alegría, es un color optimista y activa la mente, al igual que el naranja. Y para los más clásicos, los tonos pasteles también son de gran aporte en el cuarto de los chicos.

Las opciones citadas anteriormente se pueden combinar perfectamente con colores neutros como los grises y los blancos. Entonces es aconsejable optar por una paleta de dos o tres tonos y aplicarlos en paredes y techos junto con los citados neutros.

Se puede optar por formas geométricas o por la superposición de los colores, algo así como si fueran paredes a lunares para incorporarlos en la decoración.

Por último, una habitación temática siempre es una muy buena propuesta: un cuartel de bomberos, con un caño para que se lancen se transformará en una opción sumamente divertida y una gran idea deco. Dependiendo siempre del gusto de los chicos, también se puede recrear un bosque encantado, ¿Te animás?

Mantenete al día en nuestras redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest